Utu

“Hygge” es una palabra danesa con esas definiciones tan tiernas y románticas que sólo pueden crearse en la mente de los escandinavos.

Hygge: un sustantivo que describe a un sentimiento, a una atmósfera o a una acción que te lleva a un estado placentero, acogedor, seguro y conocido. Un estado psicológico donde todas las cosas están en balance. El 2016 Hygge fue nombrada por el diccionario Collins como la segunda palabra del año después de “Brexit”.

En The Book Depository venden a aprox $10.000  este libro  del Instituto de la Felicidad de Copenhage sobre el Hygge.

¿Qué difícil es transportar el Hygge a la realidad chilena o no? Estar apretado en el metro a las 7 de la tarde, morirse de calor al trasladarse de un lado a otro, pagar $10.000 por cada ida al supermercado, en fin, muy difícil sentirse seguro y contento en esta realidad ¡pero no imposible!

Pensando y pensando, acá se me ocurrieron un par de cosas que me hacen encontrar ese sentimiento acogedor en la vida diaria:

-Ponerme calcetines con los pies secos justo después de salir de la ducha
-Ver un lindo atardecer en la ciudad con algo heladito para beber
-Las pantuflas nuevas que se sienten como nubes cuando uno camina
-Tomar un café con espuma que está a una temperatura que me permite disfrutarlo sin quemarme
-Apagar las luces y prender una vela o las luces más cálidas
-Salir a comer con amigos
-El primer sorbito de una copita de vino o de sangría (¡¿Seré alcohólica?!)
-Ponerme un pijama suave
-Las pantuflas nuevas que se sienten como nubes cuando uno camina
-Hornear galletas o algo rico
-Una sobremesa bien conversada
-Que alguien me dé un regalo porque sí o porque se acordó de mi

Por ahora me acuerdo de estas cosas ¿A ustedes se les ocurre alguna?

Si les quedó gustando el temita, les anticipo que el 2017 se viene otro concepto finlandés que se llama “Kalsarikannit”, la acción de tomar sólo en tu casa sin ropa interior o con pijama, con 0 intenciones de salir ¡Los escandinavos se las traen!


Foto