No sé si fue por la película de Justin Timberlake con Mila Kunis o porque ya estoy más “grande” y tomo estos temas más en serio (ya no me pongo roja cuando alguien dice sexo), pero desde hace un tiempo tengo la sensación que la idea de tener un amigo con el que pasar un BUEN rato y tener no calentarse la cabeza por problemas de pareja, se ha hecho suuuper popular o, al menos, ya no es tan vergonzoso proponerlo.

Antes creía que el hecho de que alguien te propusiera ser su amigo con beneficio era prácticamente una falta de respeto. Onda, qué hay en mí que les hace pensar que no soy material para tener una relación seria, o, más dramática aún, ¿tengo cara de fácil? Bueno, espero que la respuesta a eso último sea un gran no, pero obviamente ya no pienso así. Hacerse esas preguntas está bien, un poco/bastante exagerado para estos tiempos, pero bien. Como también lo está, querer solo pasarlo bien o no sentirse preparado para tener una relación, así no nos hagamos l-s ofendid-s a primera y pensemos que el otro también tiene sus razones.

images

El escenario cambia seriamente cuando el amigo de esta relación es derechamente un amigo o solo un conocido, porque al final, por más que sea una relación sin compromisos, el otro es un amigo y no puedes desligarte en un 100% del cómo podría llegar a sentirse. Me refiero a que tú puedes tener la película super clara, pero si tu amigo empieza a sentir cosas por ti, es mucho más difícil terminar con él porque esa persona te importa más allá solo como el mino con el que agarras el tiempo libre, ya no solo pierdes a un mino, sino que también pierdes un amigo y, si se pone fea la cosa, empiezan los atados en el círculo de amigos y todo mal. Antes de partir la “relación” pueden los dos poner los puntos sobre las íes, pero al final si uno termina sintiendo cosas por el otro, dan lo mismo las reglas del comienzo, ya que terminan pensando con el corazón. En este caso si la persona con la que estás no fuera un amigo, sino un conocido con el que hay buena onda, sería mucho más sencillo cortar por lo sano.

Me gusta mucho relacionar los temas de los que hablo con mis experiencias, creo que así son más personales e incluso más honestas, así que les hablaré del tema habiendo estado en los dos escenarios posibles. En una ocasión un amigo me propuso toda esta idea de ser amigos con beneficios, pero, a diferencia de él, yo no estaba en la parada de algo así; quería tener una relación en serio con alguien. Es medio psico partir pensando esto, porque es a medida que vas conociendo a la persona que tú vas sintiendo que quieres algo más concreto con ella, no puedes llegar y decirle a una persona cuando recién están andando: “Ya, dime al tiro si querí algo serio conmigo, o si no estoy puro perdiendo el tiempo…”  el pobre sale corriendo al tiro.

9

Pero en el momento no estaba pensando y no tenía ganas de hacer mi propia película de minas en la que hacía todo lo posible para que él se enamorara de mi a medida estuviéramos saliendo, porque NO… qué lata. Además, sumemos que alguna vez sentí cosas por esa persona y lo más probable era que volvieran esos sentimientos, arruinando así toda la idea de sin compromisos, sin escenas de celos y sin karaokes ebria en los que termines cantando “why don’t you love me” de Beyoncé o cualquier canción más llorona de Adele o Mariah Carey.beyonce_why_dont_you_love_me_vimage_100510_400x300

Este fue mi escenario 1, escenario entre comillas porque al final no llegó a nada jaja me pasé rollos antes de, pero sabía que era mejor prevenir que lamentar y definitivamente no me arrepiento. El otro escenario es más triste y creo que a más de una persona le ha pasado. Después de haber terminado una relación más o menos seria, en la que me enganché más de lo que me gusta admitir, empecé este tipo de relación abierta y llegué al punto de mirarlo y no sentir absolutamente nada; mientras él hacia cosas que generalmente me dejan toda babosa por alguien (cosas tiernas, no piensen mal por favor), no podía sentir siquiera una mariposa con una pura ala en el estómago y, por emo que suene, me sentí muy vacía y tonta. No digo que quiera volver a ponerme seria con alguien ni nada, pero por lo menos hay que estar con alguien que te mueva un poquitito el piso, o quizás esa es la idea de los amigos con cover, pero aún no logro ser tan suelta de cuerpo y alma para estar a la altura :(.

Mi conclusión de esto es que no es tan fácil como parece. Nada te va a asegurar que te pasen cosas con tu amigo o viceversa, o –como yo- caigas en un hoyo existencialista. Es entretenido mientras dura el entusiasmo, pero a larga uno de los dos se va a aburrir, too bad.

 

PROS

amigos-con-beneficios

– Decir sin tapujos qué te gusta y qué no.

– Tener alguien con quien estar si te sientes sol@.

– Pasarlo bien antes que todo, ese el fin de la relación.

– No tener que pensar en hacer grandes regalos.

– No tener que dar explicaciones por lo que haces.

– No hay vergüenza o momentos incómodos, pueden terminar riéndose de todo.

– Es natural, cada uno dice hasta dónde llega.

– Mayor libertad.

 

CONTRAS

vlcsnap-2012-07-21-20h14m54s225

– Que el otro no sienta lo mismo que tú.

– Enamorarte o que se enamoren de ti.

– Que los celos te jueguen en contra.

– Perder un amigo.

– Aburrirse de lo mismo y que no te vean en serio.

– Pasar de límites, perdiendo el respeto por el otro.

 

ADVERTENCIA: los pros y contras varían de persona en persona